Ruta de las Fuentes

Ruta de las Fuentes

Naturaleza, caminos y tradición.

La Ruta de las Fuentes es un recorrido que conecta ocho fuentes tradicionales, algunas de origen romano, a lo largo del sector norte del término municipal. En 2007 se recuperaron todos estos espacios de gran valor etnográfico y medioambiental que durante siglos fueron imprescindibles para la vida cotidiana de los habitantes de Tiedra. En 2008 la Ruta de las Fuentes recibió el Premio de Ecología otorgado por la Diputación de Valladolid. El itinerario se enmarca en la ruta senderista PRC-VA13

Date un paseo por el campo

Datos de interés

Distancia

18 km

Desnivel

60 metros

Dificultad

Baja

Tiempo estimado

4 h y 30 min.

Época recomendada

Todo el año

Ruta circular

Señalizada

Sí, como PRC-VA13

Comienzo

En la fuente de San Pedro

Las fuentes

San Pedro

Esta ha sido, por ser la fuente más cercana a la villa, la más frecuentada por los vecinos a lo largo de la Historia. De ella se extraía el agua en caso de incendio.

Caño

Este importante abrevadero de ganado, dispone de lavaderos tradicionales, muy frecuentados hasta mediados del siglo XX, cuando se construyeron los lavaderos cubiertos en el mismo pueblo.

Represa

Hasta 1928 esta fuente constituía junto con los pozos particulares en las viviendas el principal abastecimiento de agua potable. Sus orígenes se remontan, al menos, al siglo XVII.

Coberteras

De orígenes romanos, se sitúa sobre el propio nacimiento del arroyo de Coberteras. La obra de ladrillo es una reforma de principios del siglo XX que posiblemente eliminó la construcción romana.

Antagüeros

Esta fuente, cubierta con bóveda de cañón, tiene orígenes romanos. Se sitúa al borde de la antigua calzada que unía Amallóbriga (Tiedra) y Septimancas (Simancas).

Pelilla

Ya se menciona la “Piliella” en documentos del siglo XII. En la estructura medieval que cubre el pozo, destaca por su arco ojival.

Del Tayo

Destaca en esta preciosa fuente su frontón fechado en 1899. Se sitúa en un frondoso paraje y dispone de merendero.

Peramor

Construida en 1949, se encuentra ubicada en una frondosa arboleda de álamos blancos.

Algunos consejos senderistas

La ruta se desarrolla por caminos rurales cuyo trazado en ocasiones coincide con la antigua calzada romana entre Tiedra y Simancas. Discurre entre tierras de labor y muchas de las fuentes se encuentran en frondosas arboledas. Además tendrás buenas vistas del castillo, pasarás junto a la ermita, verás palomares, campos de lavanda…

No hace falta ir corriendo. Marca un ritmo constante y evita paradas innecesarias.

En muchas de las fuentes existen mesas para poder comer. Comer al aire libre siempre es una buena idea.

Desde finales de junio y durante todo el mes de julio, podrás disfrutar del color y aroma de tres grandes campos de lavanda y lavandín. Simplemente, espectacular.

Una mochila pequeña con lo imprescindible: cantimplora, gafas de sol, gorra, crema solar, chubasquero, galletas y frutos secos, un pequeño botiquín y el móvil con la batería bien cargada.

La ruta no entraña mucha dificultad y el trazado es prácticamente llano. Sin embargo, antes de iniciar el camino valora las capacidades de los niños o de personas con algún problema de movilidad.

Por favor respeta las plantas y animales que encuentres por el camino, así como las señales y otras instalaciones para que todos las podamos disfrutar por mucho tiempo.

Recuerda que los campos de labor son el medio de vida de muchas familias, respeta los cultivos.

Lleva un par de bolsas de plástico para guardar los desechos que se puedan generar. A tu regreso, deposítalas en un contenedor de basura.

Aunque la ruta está perfectamente señalizada, te recomendamos no salirte del camino y no realizar la actividad si hay niebla. Si vas solo, antes de salir avisa a alguien de que vas a realizar la ruta.

En un pequeño tramo la ruta coincide con una carretera y en varias ocasiones hay que atravesar otras. Por favor, ten mucha precaución, circula siempre por la derecha y, si es posible, fuera de la calzada.